México se mantiene en ranking global de súper computadoras

México se mantuvo dentro de la clasificación mundial Top500 integrado por las súper computadoras más poderosas del mundo con el Laboratorio de Supercómputo y visualización en paralelo de la Universidad Autónoma Metropolitana UAM, aunque descendió más de 200 lugares.

La organización Top500 publica dos veces por año su ranking global y el equipo de cómputo de la UAM, construido el año pasado, ingresó en el listado de noviembre de 2008 en el cual obtuvo la posición 226. En la primera edición de la lista de 2009, la súper computadora llamada Aitzaloa descendió al lugar 439.

El primer lugar lo obtuvo un sistema de IBM llamado ‘Correcaminos‘, construido para el Laboratorio Nacional de Estados Unidos en Los Álamos y es el primero en el mundo que funciona a velocidades superiores al trillón de cálculos por segundo, lo que constituye un petaflop. Esta es la tercera ocasión que Correcaminos encabeza el listado.

Hewlett Packard captó una estrecha ventaja en la cantidad de sistemas que aportó frente a IBM, su más férreo competidor. Sin embargo, son de IBM las súper computadoras más poderosas, informó con la organización Top500.

Aitzaloa fue construida en parte por el integrador mexicano Lufac Computación, incluye tecnologías de HP, Sun e Intel, tiene una memoria principal de 4320 Gigabytes, cuenta con un sistema operativo de código fuente abierto Linux, 2120 núcleos, interconexión Infiniband DDR 4x y procesador Intel EM64T Xeon E54 xx (Harpertown) de 3000 MHz y 12 Gigaflops.

La UAM instaló parte de la súper computadora mexicana en la institución, parte en las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y parte en las del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional. El propósito de Aitzaloa es soportar investigación científica en las áreas de conocimiento de química, física y matemáticas, así como para requerimientos de almacenamiento.

Desde 1993 cuando México ha aparecido en el ranking Top500, ha contribuido por lo menos con una supercomputadora cada año, aunque han figurado hasta cinco en un mismo año, como es el caso de 2002, 2004 y 2005. La clasificación se lleva a cabo dos veces al año y México quedó fuera en la de la primera mitad de 2008.