“Nosotros tenemos alianzas y clientes en nube pública y podemos interactuar con ellos y construir esquemas híbridos” dijo Juan Francisco Aguilar, director general Grupo Soluciones Comerciales de Dell EMC México.
“Nosotros tenemos alianzas y clientes en nube pública y podemos interactuar con ellos y construir esquemas híbridos” dijo Juan Francisco Aguilar, director general Grupo Soluciones Comerciales de Dell EMC México.
“Nosotros tenemos alianzas y clientes en nube pública y podemos interactuar con ellos y construir esquemas híbridos” dijo Juan Francisco Aguilar, director general Grupo Soluciones Comerciales de Dell EMC México.
Mónica Mistretta

Dell-EMC, listo para mover olas

A partir del 6 de febrero, Dell-EMC opera oficialmente como una sola compañía en México. Juan Francisco Aguilar, director general Grupo Soluciones Comerciales de Dell EMC México, estará al frente del grupo de soluciones comerciales conjuntas, que busca crecer en el ámbito corporativo con soluciones end-to-end.

Servidores y almacenamiento son el nuevo pan de cada día de Dell-EMC, cuyo nombre oficial es Dell Technologies. Para Aguilar, la compañía está posicionada mucho más allá del hardware: ahora puede ofrecer soluciones que van desde equipos de escritorio hasta servicios financieros, pasando por software de virtualización, big data, desarrollo de apps, y sistemas convergentes.

Sin embargo, la compañía número uno del mundo en sistemas de almacenamiento, la número dos en servidores y la tres en PC —de acuerdo con IDC—, tendrá que enfrentarse a la fuerte competencia que representa el cloud, donde los dominantes son algunos de sus propios clientes, como Amazon Web Services (AWS) y Microsoft. Además, con $57,000 millones de dólares de deuda, Dell-EMC buscará crecer en industrias que han estado en descenso. Las ventas de PC, servidores y sistemas de almacenamiento han caído año tras año en recientes trimestres. Las ventas de Dell en 2015, antes de la fusión, eran de $58,100 millones de dólares, 6% menores que en 2012. La integración de las dos compañías, con una fuerza laboral combinada de 140,000 empleados, no estará exenta de dificultades.

Poca duplicidad en productos
Dell ofreció $67,000 millones de dólares por EMC en el otoño de 2015, la compra más cuantiosa en la historia de las IT hasta ahora. Casi un año después, a principios de septiembre, Dell recibió el beneplácito de los reguladores para concretar la adquisición.

En esos once meses, Michael Dell, CEO de Dell Technologies —nombre oficial del consorcio— no estuvo cruzado de brazos. Diseñó un equipo de transición, integrado por ejecutivos clave que encabezarían las áreas estratégicas para hacer sinergias con la compañía adquirida.
A su favor conviene mencionar que existe poca duplicidad en la línea de productos y que ya desde 2001 Dell era OEM de EMC. “Trabajamos muchos clientes e iniciativas en conjunto. Muchos equipos se conocían. Hay mucha gente en Dell que lleva cinco a siete años trabajando con colegas de EMC. Muchas de las cuentas las trabajamos en conjunto. Ya había una coordinación en conjunto. Toda la integración es muy complementaria”, comenta Aguilar, quien este año cumple 18 de trabajar en Dell.

No obstante, es de suponerse que existen duplicidades a nivel de puestos de trabajo. Algunos allegados estimaban en enero que habría de 28,000 a 35,000 despidos en la nueva organización. Aguilar declinó opinar sobre rumores y se limitó a decir que “la compañía deberá de buscar eficiencias y economías de escala”, a lo que añadió rápidamente: “[Michael] Dell ha establecido muy claramente que más que buscar eficiencias debemos encontrar cómo estar cerca de los clientes y generar valor. Tenemos que estar alineados en el mensaje y el servicio con ellos y después hablamos de la eficiencia hacia atrás. La retroalimentación del cliente es la premisa principal”.

Fuente: Dell EMC

Fuente: Dell EMC

Seguridad, Apps y datos
Y, a propósito, ¿qué dicen los clientes? “Los CIO sacan tres temas —responde Aguilar—. Primero, la seguridad, porque ven que los ataques siguen creciendo y no van a detenerse. Segundo, qué plataforma les ofrecemos para desarrollar apps, que sea modular y flexible, pues es la base de la transformación digital. Y, tercero, datos, tener analítica predictiva para posicionarse de forma diferente. Pero también nos piden optimizar lo que ya tienen para obtener ahorros y poder invertir en innovación.”

La buena noticia, añadió, es que la compañía ahora puede ofrecerlo todo, apoyado con Dell Financial Services para ofrecer distintos planes de financiamiento.

Con respecto al desafío que implica la opción que cualquiera de los clientes tiene de moverse a la nube y olvidarse del data center, Aguilar afirmó categórico que la compañía cree que seguirán existiendo datos y sistemas de misión crítica que corran en la nube privada, y solo una parte de la demanda de procesamiento se irá a la nube pública.

“Nosotros tenemos alianzas y clientes en nube pública y podemos interactuar con ellos y construir esquemas híbridos. Nuestros fierros tienen el tubo y los mecanismos para interactuar con la nube pública y ofrecer lo mejor de ambos mundos”, dijo el entrevistado.

Un segmento candente es el de la PyME, a decir de Aguilar, que está creciendo a doble dígito. “[El segmento] está hambriento de tecnología. Vemos un mercado importantísimo, además de bancos, retailers, corporativos y dependencias de gobierno. Estamos viendo cómo tener presencia entre las PyME y crecer el ecosistema de canales”, abundó.

Aun cuando es un mercado en declive, las PC siguen siendo parte fuerte del negocio de Dell; no hay que descartarlas tan de prisa. De hecho, muchas veces la PC se convierte en la puerta de entrada con los clientes y constituye la primera experiencia con la marca.

Aguilar y su equipo ahora también pueden abrirse paso con otras, como las sexy Vmware o Pivotal, el software de seguridad de RSA o el de administración de cargas de nube Virtustream. De que van a hacer olas frente a HPE, IBM, Cisco o Lenovo, no cabe duda.

Netmedia es mucha más que noticias. suscríbase y reciba lo mejor

Te recomendamos

Dell-EMC, listo para mover olas