Arnulfo Espinosa Domínguez, presidente capítulo Monterey, ISACA. (Foto: Estivaliz Martz/Netmedia).
B:Secure

Tecnologías disruptivas: de la nube al blockchain

Arnulfo Espinosa Domínguez, presidente capítulo Monterey, ISACA. (Foto: Estivaliz Martz/Netmedia).

Monterrey, NL.- La disrupción debe forzar un cambio radical, ser accesible, fácil de implementar y tener la capacidad de ser global. Con ello en mente, Arnulfo Espinosa, Presidente capítulo Monterrey de ISACA comenzó su charla “Más allá de las nubes: otras tecnologías disruptivas” en el marco de la 11° edición del b:Secure Monterrey de Netmedia.

La nube es sin duda alguna una tecnología disruptiva, dijo. Explicó que entre los habilitadores del entorno cloud se citan: utilizar de forma optimizada los recursos, ahorro de costos,  mayor capacidad de respuesta, un ciclo de innovación más veloz, reducción en el tiempo de implementación y una mayor capacidad de adaptación.

Debido a la adopción del cloud computing y los modelos de entrega que existen  —Infraestructure as a Service (IaaS), Plataform as a Service (PaaS) y Software as a Service (SaaS)— se han sumado más servicios. Entre ellos Security as a Service, Disaster Recovery as a Service, Identity as a Service, Data Storage y Data Analitics as a Service —también conocida como Service o Information as a Service—, y Forensics as a Service.

La mejor manera de entender la nube es el siguiente esquema:

Foto: ISACA

Foto: ISACA

A cinco de años de la pregunta ¿me subo a la nube? La respuesta es sí. “Ya existen guías sobre qué servicios convienen, qué debe o no contener un contrato y los niveles de riesgo de cada uno de los modelos”, señaló.

“La información es el nuevo petróleo”
La siguiente tecnología disruptiva es el big data y analíticos. “Datos en todos lados”, dijo.

No es desconocido para nadie que la información crece desmesuradamente y que el potencial disruptivo de estas tecnologías irá en medida de lo que sean capaces de hacer con los datos. Por ejemplo, el modelo de proximidad utilizado por la policía en Nuevo León, Proxpol, se valió del poder de los datos para reducir la criminalidad en calles. “Eso es lo que viene”.

“El que se quedará con la lana es el que sepa explotar la información que hay en la red”, señaló Arnulfo durante su ponencia.

AI y Machine Learning
Otro tema en boga y que transformador viene del lado del aprendizaje de máquinas e inteligencia artificial. De acuerdo con el directivo actualmente la IA tiene la capacidad de aprendizaje de un niño de cuatro años: ¿qué pasará en 10 años?

Desde su visión, los asistentes virtuales como Siri, Alexa o Cortana pronto tendrán las capacidades necesarias para depender de ellos; tal y como ocurre ahora con Google para responder cualquier duda.

Impresión 3D
Actualmente, ya puedes imprimir lo que quieras. Desde una oreja hasta armas. En dos o tres años, auguró Espinosa, está tecnología será costeable y permitirá a cualquier individuo convertir su casa en una fábrica.

Drones
Pasó de ser un juguete a pieza clave para revolucionar algunos sectores, en especial el de logística. Amazon utilizó drones para realizar entrega de productos en menos de 30 minutos a sus clientes; una vez que el tema esté regulado las proyecciones apuntan a que será una tecnología de cambio.

“Cada vez le encuentran más usos: médicos, vigilancia física, militares, monitoreo de tráfico, entre otros”, dijo.

Modelos de negocio digitales
Empresas como Uber, en transporte, Airbn en hoteles o Spotify en música cambiaron las reglas del juego, explicó Espinosa.

En esa categoría, englobó a las fintech. “Otras tecnologías disruptivas que han obligado a los bancos a replantear su camino”. Recordó que una charla, el director de BBVA Bancomer dijo que ellos pasarían de ser una institución financiera a una empresa de software.

IoT
El valor del Internet de las Cosas (IoT) no viene de las capacidades de conectividad de los objetos en sí, sino de interconectar todo: industrias, servicios y personas.

Blockchain
El potencial disruptivo de la cadena de bloques es enorme, equiparable a lo que fue la PC en 1975 y el internet en 1993, señaló el directivo de ISACA.

En definición, blockchain es: “Solo un registro, un libro mayor de acontecimientos digitales que está distribuido o es compartido entre muchas partes diferentes. Solo actualiza a partir del consenso de la mayoría y la información nunca puede ser borrada”.

Entre sus usos, más allá del bitcoin, se citan: patentes y registro de propiedad; control de cambios en aplicaciones; registros médicos y almacenamiento de nube distribuido.

¿Adaptación o muerte?
El llamado “Darwinismo digital” se centra en la capacidad de adaptación de las empresas a las nuevas tecnologías; quienes no lo logren morirán.

Para sobrevivir a la sentencia de muerte, Arnulfo tranquilizó al auditorio y señaló que la respuesta viene en COBIT 5 y otros frameworks existentes, que permiten a los IT Pro resolver dudas y dan guía a la transformación.

La manera más segura de adoptar o no una nueva tecnología es cuestionar su objetivo, el nivel de madurez de la compañía para ello, concluyó Espinosa.

Fuente: ISACA

Fuente: ISACA

Netmedia es mucha más que noticias. suscríbase y reciba lo mejor

Te recomendamos

Tecnologías disruptivas: de la nube al blockchain