http://www.netmedia.mx/actualidad/tres-formas-en-las-que-la-tecnologia-puede-ayudar-cumplir-el-acuerdo-de-paris/
Actualidad

Tres formas en las que la tecnología puede ayudar a cumplir el Acuerdo de París

En el marco de la conferencia COP 23, celebrada recientemente en Bonn, diversos actores llegaron a la conclusión de que si la energía es usada de forma más eficiente, sería posible generar una reducción del 40% de las emisiones necesarias para mantener el planeta dentro del escenario de dos grados de calentamiento global, apoyando de esa forma los objetivos del Acuerdo de París.

Incluso, según datos de Danfoss, las mismas se reducirían en 35% si, al mismo tiempo, se potencia el uso de energías renovables en los sistemas de energía.

Lo anterior es principalmente necesario en las grandes ciudades, las cuales representan entre 60% y 80% del consumo mundial de energía y 75% de las emisiones de carbono, porcentajes que podrían elevarse con la llegada de nuevos “habitantes urbanos”.

Así las cosas, los analistas consideran que, para tener éxito con la implementación del Acuerdo de París, es necesario comenzar a acoplar los edificios, la industria y los sistemas de energía para impulsar una mayor eficiencia e integración de las energías renovables.

Durante su discurso de apertura en COP 23, Anton Koller, presidente divisional de District Energy de Danfoss, habló sobre cómo las infraestructuras de calefacción urbana pueden contribuir a la reducción de las emisiones de CO2.

A su criterio, existen al menos tres formas rentables de cumplir con el Acuerdo de París.

1. Reducir el uso de energía en los edificios

Actualmente, los edificios representan casi 40% del uso de energía global y, según Koller, ofrecen la mayor oportunidad rentable de ahorro. El analista dice que tecnologías como compresores avanzados, variadores de velocidad, válvulas de control y termostatos de radiadores pueden reducir hasta en 40% la energía utilizada en los sistemas de refrigeración y calefacción, en un tiempo inferior a tres años.

En Nueva York, donde 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la ciudad son el resultado de la energía consumida por los edificios, han establecido objetivos de reducción respaldados por leyes y herramientas de política para activar un cambio. Un ejemplo es el caso del Empire State Building, donde han sido instalados 6.500 termostatos de radiador para reducir el consumo de energía y aumentar la comodidad.

2. Control en los sistemas de motor eléctrico

Koller señaló que el ahorro también se puede lograr mediante el análisis, con mayor detalle, de los sistemas de motores eléctricos, los cuales consumen más del 50% de toda la electricidad en todo el mundo.

La mayoría de los motores eléctricos no están equipados actualmente con variadores de velocidad, lo que significa que funcionan a toda velocidad, independientemente de la necesidad.

El experto cree que, mediante el despliegue de variadores de velocidad y otras medidas de eficiencia en todo el sistema, el consumo de energía en los sistemas de motores industriales se puede reducir hasta en 40% y el consumo de electricidad global en 8%, en dos a cuatro años.

Un caso de éxito es la ciudad danesa de Aarhus, donde han aplicado esto en su suministro de agua y aguas residuales. Combinado con la producción de biogás del tratamiento de aguas residuales, la ciudad está creando un ciclo de agua neutral para sus ciudadanos.

3. Todo conectado

Durante su ponencia, Koller fue enfático en que los sistemas de calefacción y refrigeración de las ciudades pueden conectarlo todo de una manera inteligente; y que una aplicación amplia, combinada con medidas de eficiencia energética, podría contribuir hasta en 58% las reducciones de emisiones de CO2 requeridas en el sector energético para 2050.

“Las infraestructuras energéticas pueden utilizar calor excedente, fuentes de refrigeración gratuitas y energía renovable para calentar y refrigerar edificios”, explicó.

En la ciudad china de Benxi ya existe una solución de este tipo que apoya la calefacción urbana. La misma utiliza el calor excedente de las acerías locales y reduce el uso anual de carbón en 198.000 toneladas, lo cual resulta en aire limpio para la población.

Netmedia es mucha más que noticias. suscríbase y reciba lo mejor

Te recomendamos

Tres formas en las que la tecnología puede ayudar a cumplir el Acuerdo de París