Andreas Ebert, Microsoft.
Andreas Ebert, director de Tecnología Regional para la Unión Europea (UE) de Microsoft.
http://www.netmedia.mx/actualidad/microsoft-pugna-por-una-convencion-digital-de-ginebra/
Andreas Ebert, Microsoft.
Actualidad

Microsoft pugna por una Convención Digital de Ginebra

Tal como existen tratados que limitan la proliferación de las armas químicas o las nucleares, desde el punto de vista de Microsoft debería existir una Convención Digital de Ginebra que proteja a los países ante la creciente ola de ciberataques orquestados desde muchos gobiernos alrededor del mundo.

De acuerdo con la empresa de Redmond, Washington, los gobiernos continúan invirtiendo en mayores capacidades ofensivas en el ciberespacio y los ataques de estados-nación hacia los civiles están al alza. “El mundo necesita nuevas reglas internacionales para proteger al público de amenazas a nivel nación en el ciberespacio. En resumen, el mundo necesita una Convención Digital de Ginebra”, reza un documento de Microsoft.

Entrevistado al respecto, Andreas Ebert, director de Tecnología Regional para la Unión Europea (UE) de Microsoft, advirtió de los peligros de no proteger adecuadamente los datos en una economía crecientemente digital.

“Hay que ver cómo proteger el contenido, los datos, porque es nuestra contribución a la prosperidad de una nación. Por eso existe la propiedad intelectual, las leyes de derecho de autor, las marcas registradas, las patentes, los secretos industriales. Si México quiere mejorar la economía, aún más de forma digital, debe tener esta conversación. Porque hay un continuum en cada país, en el que cada uno determina si todo es abierto (en el extremo del continuum), o si todo es valioso y cerrado (en el otro). Ningún extremo es bueno. Se espera alcanzar el término ideal, de acuerdo con la sociedad de que se trate”, dijo Ebert en entrevista.

Un mercado digital único

Desde 2004, Andreas Ebert ocupa la posición actual para Microsoft en la UE. Su responsabilidad incluye el diálogo continuo con quienes elaboran políticas públicas en materia de tecnología con un impacto de largo plazo a nivel social, como la interoperabilidad, la estandarización, la seguridad, identidad y privacidad. Además, también tiene interés en torno al impacto económico amplio de los nuevos desarrollos técnicos y de negocios, como el cómputo de alto desempeño, la transformación a través de servicios de software y nube.

Su influencia le permite ser miembro de múltiples consejos y grupos de expertos en Bruselas para intercambiar ideas en proyectos de investigación, y participar y contribuir a los proyectos de política tecnológica europea.

Para él, la velocidad con la que avanza la revolución digital obliga a los políticos a moverse mucho más rápido; crea retos pero también oportunidades. “Un Gobierno puede desacelerar la adopción de nuevas tecnologías. En un contexto global, los líderes políticos creen que pueden acelerar la economía o detenerla. Aun cuando la Unión Europea colabora, uno que otro país puede pensar en reducir la adopción, porque también compiten entre sí”, advirtió el experto.

Desde 2015, la Comisión Europea ha entregado 35 propuestas legislativas e iniciativas de política pública de acuerdo con su estrategia de un mercado digital único, en el que no existan barreras en línea y los productos y servicios puedan fluir. Parte de la premisa es que las compañías de internet y las start-ups tendrían horizontes ilimitados y los gobiernos y negocios podrían beneficiarse de las herramientas digitales. La UE se propone lograr que su mercado único se adapte a la era digital, al derribar las barreras regulatorias y pasar de 28 mercados nacionales a uno solo. Ello podría generar una derrama de $465 millones de dólares anuales a la economía europea y crear cientos de miles de nuevos empleos.

La nueva regulación para la protección de datos, mejor conocida como GDPR (General Data Protection Regulation), que entrará en vigor el 25 de mayo próximo, es parte de ese esfuerzo. Su objetivo es reforzar y unificar la protección de datos para todos los individuos dentro de la UE.

“Los datos se pueden compartir entre las personas. Eso debería fluir de forma irrestricta. Si quieres mejorar una economía como la de México, si no sostienes un desarrollo basado en datos, no tendrás la prosperidad que deseas. Cuando los antiguos estados pasaron del medioevo a los tiempos modernos, sucedieron dos cosas: el Gobierno se restringió de tomar la propiedad de los ciudadanos y se crearon leyes para asegurar la propiedad privada. En los países modernos todavía existe la expropiación con base en un bien superior y común, pero se debe indemnizar al propietario. Los gobiernos deben regular la propiedad entre los ciudadanos y el interés público. Las leyes tienen que respetar las transacciones, de manera que las partes sepan cuándo es mi propiedad y cuando es del otro, y si hay una disputa la resuelva un juez. Esta misma situación existe en el mundo digital”, ejemplificó Ebert.

Una Suiza neutral y digital

Brad Smith, director legal de Microsoft, expresó el año pasado en la conferencia de RSA que las malas noticias comienzan con el hecho de que 74% de las empresas en el mundo esperan ser hackeadas cada año. Las pérdidas económicas estimadas como resultado del cibercrimen se calcula que alcanzan $3 trillones de dólares para el año 2020. Mientras estos costos siguen creciendo, el daño financiero se ensombrece por nuevos y más amplios riesgos.

La empresa fundada por Bill Gates considera que hay mucho que la industria IT puede aportar. Por ejemplo, Microsoft ha estado colaborando con otras compañías líderes de cloud, como Amazon y Google, para combatir el abuso en la nube, como el spam y los sitios de phishing.

“Estamos trabajando juntos en un esquema común de reporte de abusos para alertar más rápido sobre aquellos que vemos en las redes de los otros. En temas como las notificaciones de clientes de potenciales ataques de estados-nación, hemos aprendido del trabajo que Google y Facebook han hecho de forma temprana y en que han sido líderes admirables. De forma más amplia, hay un buen trabajo y colaboración común que está surgiendo por todas partes, desde nuevas startups hasta las compañías más grandes de la industria”, dijo Smith en su discurso.

Finalmente, el ejecutivo considera que se debe partir de una premisa clara. Incuso en un mundo de creciente nacionalismo, cuando se trata de ciberseguridad el sector tecnológico global tiene que operar como una Suiza Digital neutra. Y añadió: “Protegeremos y apoyaremos a los clientes en cualquier lugar. No vamos a dirigirnos a atacar a los clientes en ningún lado. Necesitamos ganar la confianza mundial. Y cada gobierno, independientemente de sus políticas necesita una infraestructura IT  nacional  y global en la que pueda confiar.”

El compromiso de 100% defensa y 0% ataque ha sido fundamental al enfoque de la compañía y en general de la industria. Y así debe permanecer en el futuro.

 

Netmedia es mucha más que noticias. suscríbase y reciba lo mejor

Te recomendamos

Microsoft pugna por una Convención Digital de Ginebra