http://www.netmedia.mx/actualidad/comienza-un-nuevo-ces-sin-speakers-mujeres-ni-codigo-de-conducta/
Actualidad

Comienza un nuevo CES sin speakers mujeres ni código de conducta

La principal reunión anual de la industria de la tecnología, CES, arranca esta semana sin que haya mujeres presidiendo las sesiones magistrales y sin un código de conducta que pueda prevenir incidentes de acoso sexual, a pesar de los esfuerzos de los organizadores para presentar el programa como un evento más inclusivo.

Además de ser el escaparate de los últimos productos electrónicos de consumo, desde televisores hasta automóviles sin conductor, el evento también es conocido por la cantidad de modelos femeninas llamadas las “chicas del stand”, que muestran a los asistentes las nuevas tecnologías.

Todo lo anterior ha motivado que, en los últimos años, la feria haya sido criticada por no ser más acogedora para las mujeres o atenuar su atmósfera sexualizada, incluso cuando el tema del acoso ha acaparado los titulares en los últimos meses y ha impulsado el movimiento #MeToo.

Los organizadores de CES, que abre sus puertas mañana martes a casi 200,000 asistentes en Las Vegas, fueron criticados el mes pasado por los ejecutivos de Twitter y otras compañías tecnológicas debido a que los principales speakers son hombres blancos.

Según explican desde la organización, si bien hicieron un esfuerzo para diversificar la alineación de los oradores, “no lograron encontrar un ejecutivo femenino de alto rango para alguno de los keynotes”, según detalla Reuters.

“Para hablar en el CES, el orador debe encabezar (ser presidente o CEO) una gran entidad reconocida en la industria. Sin embargo, hay un grupo limitado de mujeres en estos puestos. Nos molesta. La industria tecnológica y todas las industrias deben mejorar esto”, escribió Karen Chupka, vicepresidente senior de la Consumer Technology Association (CTA), en una publicación en un blog un mes atrás.

Sin código de conducta

Además de la falta de mujeres líderes en la feria, CES también arrancará sin un código de conducta, mecanismo que varias conferencias de tecnología y otras industrias han adoptado en los últimos años para establecer reglas de comportamiento para los asistentes, que van desde pautas sobre el uso del lenguaje inclusivo en presentaciones.

Si bien algunos podrían pensar que un código de conducta es meramente protocolar, varias conferencias han empezado a usar estos códigos, incluidas la convención de piratas informáticos DEF CON, CoreOS Fest y Cloud Foundry Summit, cuyos organizadores aseguran haber eliminado a los asistentes después de informes de acoso.

La necesidad de un código de conducta se hizo evidente en el evento de tecnología Slush en Finlandia en 2016, cuando varias mujeres hablaron sobre ser tocadas inapropiadamente y recibir propuestas no deseadas para sexo por parte de asistentes masculinos, así como ser ignoradas por los inversionistas, quienes solo estaban interesados ​​en trabajar con emprendedores hombres.

El año siguiente, los organizadores del evento duplicaron la seguridad, capacitaron al personal sobre cómo manejar los informes de acoso e instituyeron un código de conducta, que incluye el requisito de usar credenciales en todo momento como una forma de facilitar que los asistentes identifiquen a un acosador.

Un enfoque similar ha sido adoptado por otros miembros de la industria tecnológica en Estados Unidos. Por ejemplo, el evento Dreamforce de Salesforce, solo superado por CES en el número de asistentes, agregó un código de conducta en 2014; mientras que la conferencia de cine, tecnología y música South by Southwest instauró uno en 2016.

Los organizadores de CES dicen que esperan que los asistentes presten atención a los estándares de conducta empresarial de sus propias compañías y expulsarán a cualquiera que se comporte mal pero, por ahora, no introducirán un conjunto de pautas.

“No necesariamente tenemos reglas específicas porque suponemos que todos serán responsables de los estándares de estar en una oficina”, dijo Chupka.

Para apoyar esto, el programa cuenta con una aplicación de seguridad que permite a los asistentes informar problemas desde crímenes hasta elevadores rotos. Si bien no habrá ningún esfuerzo para promocionar la aplicación específicamente como una forma de denunciar el acoso, los asistentes pueden hacerlo y los representantes del CES aseguran que sus abogados estarán listos para actuar.

Netmedia es mucha más que noticias. suscríbase y reciba lo mejor

Te recomendamos

Comienza un nuevo CES sin speakers mujeres ni código de conducta